Adecuaciones Curriculares terror para algunos docentes


Hoy iniciamos la tercera semana del año escolar 2012.

En algún centro educativo del país, dos maestras de primaria se reúnen a conversar.

Maestra Laura: oye, ¿cómo te va con tus estudiantes?, sabes que yo tuve la oportunidad de trabajar el verano con ese grupo.

Maestra Yary: así que sabes que tengo un grupo pesado, estos chicos me tienen loca, ni contestar una llamada al celular me dejan. Me tocó un año horrible y para completar tengo tres chicos que necesitan adecuaciones curriculares, ya estoy pensando que sus notas para el boletín serán entre 3.0 y 3.5, pero tengo una mamá, que para que te cuento, desde el inicio me trajo todas las evaluaciones de los loqueros y los doctores que ven el cerebro de su niño y me dice: “maestra en lo que yo pueda ayudar a mi niño avíseme, soy una mamá comprometida y amo demasiado a mi hijo.” yo le dije que estaba bien.

Así que a ese niño le pondré entre 3.9 y 4.3, porque así la mamá estará feliz y no me molestará.

Maestra Laura: pero, sabes que con esos tres niños yo trabajé muy bien durante el verano.

Maestra Yary: ¡tú me estás “grubeando” o haces magia!

Maestra Laura: mira dos de los chicos necesitan adecuaciones significativas y uno no significativas.

Maestra Yary: espérate, ¿necesitan adecuaciones qué?

No me digas que hay más adecuaciones que las de ponerle tres o cuatro preguntas en el examen, porque allí si te digo que renuncio, no estudié para trabajar con niños discapacitados, no, no, no; esos niños para sus aulas de inclusión o en su casa con su especialista.

Maestra Laura: mmm… no le llames discapacitados que son chicos con habilidades y capacidades especiales.

Maestra Yary: ¿Cómo?

Cada año le cambian más el nombre, mejor cuéntame cómo te fue con Fulanito, me tiene al borde de presentar mi renuncia estoy apunto de tirarle el borrador. El chico solo pasa molestando a los demás, es grosero y tiene un vocabulario, pero que te puedo decir si viene de este barrio caliente. A ese lo voy a mandar para la dirección una vez a la semana, te lo juro. Allá la directora que mire que va hacer con ese muchachito.

Maestra Laura: pero si fulanito es un amor de niño, sabías que al inicio del curso de verano su comportamiento era como me lo describes, pero llame a la madre y le pregunté qué estaba pasando, me comentó que ella hacía ya un mes se había divorciado del papá de fulanito por violencia familiar.

Y de allí empecé a felicitarlo por sus comportamientos positivos y mira que al final del curso me regalo este llavero.

Maestra Yary: así que es un niño problema, te digo este año el grupo es peor que el año pasado.

Muchos de nuestros docentes por falta de conocimiento y en ocasiones de vocación se hacen impresiones negativas de su grupo y sobre todo de los niños con habilidades y capacidades especiales.

¿Por qué?

“Sencillamente cada año escolar es pesado para ellos”.

Un maestro que conoce su trabajo sabe de antemano que cada niño es especial y que existen diversas maneras de aprender. Este tipo de maestros no se limita al tablero o simplemente al libro de trabajo, este maestro CONSTRUYE EL APRENDIZAJE.

Un maestro comprometido, si el niño no aprende las tablas él le inventa una canción.

La primera semana de clases es para conocer a los estudiantes realizar las pruebas diagnósticas y ver que traen los chicos y qué necesitan reforzar.

Inmediatamente este maestro le comunica al director y al gabinete psicopedagógico la preocupación que siente por el niño. PIDE AYUDA Y ASESORAMIENTO, trata de involucrar a los padres y los lleva a un grado de compromiso dentro de los límites del respeto y no les reclama, porque no ayuda a su niño.

Además no se limita a un diagnóstico, busca y encuentra las habilidades y capacidades de ese niño, para empezar su plan de intervención.

Adecuaciones curriculares, la palabra terror para algunos maestros

Adecuaciones curriculares: sencillamente es cualquier ajuste y adaptación que se haga a la oferta educativa común para dar respuesta adecuada a los estudiantes. En muchas ocasiones solo se hace con los chicos con habilidades y capacidades especiales. PERO todos los estudiantes en mayor o menor grado necesitan una adecuación curricular.

¿Cuáles son los tipos de adecuaciones curriculares?

Adecuaciones de acceso: son modificaciones a los recursos en cuanto a espacio, materiales, comunicación, si se han podido percatar en muchos centros educativos hay barandas y letreros con Braille.

Adecuaciones no significativas: no modifican sustancialmente la programación educativa del currículo, aquí podría ser priorizar objetivos, ajustes metodológicos y evaluativos, de acuerdo con las características, necesidades e intereses de cada estudiante, OJO DE CADA ESTUDIANTE.

Adecuaciones significativas: en este caso se puede eliminar contenidos y objetivos generales en las diferentes asignaturas, así como la modificación de los criterios de evaluación.

Ya lo tenemos claro, qué son las adecuaciones curriculares y cuáles son, pero ahora como lo hago en el salón de clases.

Conozca a cada uno de los estudiantes, a partir de conocer las habilidades, capacidades y necesidades usted podrá emplear las adecuaciones curriculares, es importante que lleve anotado las adecuaciones que les realice al estudiante, porque serán de gran provecho para sus próximos años escolares. También refiera a un especialista para que puedan trabajar en conjunto.

Esperemos que esta información haya sido de ayuda, y si alguno conoce una maestra como la del ejemplo, por favor llévele una pequeña muestra de este artículo.

Feliz año escolar 2012

Leave a Reply