El apego desarrolla el cerebro del niño y niña


Al momento de nacer el niño necesita de la ayuda de los adultos para sobrevivir, ya sea de la madre, padre, familiar o un cuidador (en caso de faltar las figuras principales). Estos tratan de satisfacer las necesidades del bebé como la protección, alimentación, estimulación y emociones. Por medio de la satisfacción de las necesidades, acompañada de emociones se va dando una interacción que crea un lazo afectivo entre ambos, a este vínculo se le llama Apego.

Por medio del contacto, intensidad y demás habilidades que son únicas de cada relación los niños(as) van desarrollando elementos sensoriales, mentales afectivos, temperamentales, bioquímicos, entre otros.

En los años cincuenta John Bowlby pionero en las teorías de apego, manifestaba la importancia de los vínculos primarios que el bebé formaba y mantenía con la madre, padre, familiares u otros cuidadores. En sus artículos describía que un apego seguro era generador de una salud mental infantil adecuada. Si los cuidados no eran adecuados o la protección el niño o niña podría desarrollar sentimientos de inseguridad, agresividad y desconfianza. Tipos de apego: 

  • Apego seguro: Es el vínculo que le brinda al niño autonomía, flexibilidad, le permite ser capaz de pedir ayuda cuando la necesita sin necesidad de volverse dependiente. Perciben a sus padres como base segura, que pueden satisfacer sus necesidades fisiológicas y emocionales, además que ayudan y fortalecen el contacto.
  • Apego inseguro: Este tipo de apego se divide en:
    • Apego resistente: El niño explora poco el mundo que le rodea, mientras está en compañía de la madre. Se enoja ante la separación de la madre y cuando ella regresa ponerse furioso o pasivo. Se muestran apáticos con los extraños. Perciben a los padres como intrusos e imprevisibles.
    • Apego evasivo: estos niños no lloran ante la separación de las figuras significativas, al reencuentro de la madre la evitan. Ante los extraños se pueden mostrar confiados o inseguros. No perciben a sus padres como base de confianza o seguridad, los perciben como insensibles.

También existe un tipo de apego desorganizado/ desorientado que puede ser una combinación del resistente y evasivo, estos niños se muestran confusos porque los cuidados que reciben de sus padres son inadecuados. Sus padres no le brindan seguridad y les generan ansiedad.

Las caricias, sonidos, y ternuras que fortalecen el vínculo de apego entre el niño y sus cuidadores ayudará al desarrollo psicoafectivo

Los avances de las neurociencias nos confirman que el cuidado primario y los vínculos influyen en el desarrollo neuronal del niño y niña. Además nos indican que los buenos tratos son una inversión a largo plazo en la salud mental de nuestros hijos, y que los rechazos o maltratos pueden generar repercusiones en el cerebro del niño y niña. Porque en base a los vínculos que los niños construyen con sus cuidadores, se crearán conexiones cerebrales que guiarán sus relaciones con las demás personas, así como su percepción y desenvolvimiento por el mundo que le rodea.

El hemisferio derecho es el encargado de la parte emocional y creativa del ser humano, porque permite a los padres reconocer las emociones y necesidades del bebé. Y de esta forma brindar alivio, entusiasmo, calma y regular el estrés. Cuando esto ocurre el cerebro del bebé se está desarrollando, por eso es la importancia de los buenos tratos con nuestros hijos.
¿Cómo podemos estimular el vínculo de apego?

  • Lo principal es el contacto cara a cara, piel a piel. Los abrazos y caricias son fundamentales para el apego.
  • Hablarle al niño, narrarles cuentos o sencillamente cantarles canciones.
  • El juego es un factor primordial para el desarrollo del cerebro y sobre todo para fortalecer y estimular el apego seguro.
  • Aplicar disciplina con el objetivo de aprender, más que aplicar un castigo.
  • Evitar discusiones en presencia de los niños.

Desarrollar nuestra capacidad de empatía y poder reconocer las emociones de nuestros hijos los hará sentir seguros y contenidos.

Leave a Reply