Biting (cuando morder es un acto, para comunicarse)


¿Quién no ha tenido la experiencia de una mordida de un niño? Pero más allá de la marca de dientes y dolor que nos produce, pensemos ¿qué nos quiere decir?, ¿cuál es el placer que le produce? Para poder ayudarles debemos saber, por que el niño muerde; cada caso es diferente, pero podría pensar ¿Qué desea gritar el niño que tiene que utilizar su cuerpo como medio de expresión?

Alrededor del año los niños y niñas muerden a sus padres y/o familiares, para aliviar la presión que sienten en las encías debido a la dentición. Luego algunos niños que no presentan un lenguaje satisfactorio o “sienten que nadie les escucha o entienden” recurren a morder, para hacerse sentir escuchados.

Los bebés

Recordemos que el bebé quiere explorar y conocer todo lo que le rodea, como diría Freud su objeto está en una etapa oral, así que todo se lo llevara a la boca, lo probará y sobre todo morderá. Podríamos decir que cuando los bebes muerden puede ser una forma muy primitiva de comunicarse. Algunos estudios opinan que los bebés que muerden quieren oler y tocar objetos, experimentar con la causa- efecto por lo que sugieren en esta etapa comprar juguetes de masticar.

De 1 a 3 años

Para algunos niños el morder puede ser una manera de comunicarse y hacerse sentir “Hola! existo y aquí estoy, escúchame”. También pueden ser esas emociones o situaciones de estrés que el niño no sabe como expresar y recurre a morder para calmar la angustia, aunque sea en una mordida.

El morder se puede convertir en una muestra de autonomía y si lo vemos a profundidad es una forma de obtener una respuesta rápida ante una necesidad de atención.

Jardín (Preescolar)

Aquí es donde el morder representa una alarma que debe ser atendida, porque algunos maestros refieren que el niño no deja de morder a sus compañeros.

El niño está desarrollando sus habilidades sociales y en este proceso algunos tienden a morder para captar la atención de otros niños o sencillamente, para demandar atención de la maestra.

Considero que hacer interpretaciones a priori y decir “algo pasa en ese hogar, por eso ese niño muerde”, no es lo más indicado porque debemos tener presente que pueden ser otros factore3s como: reacciones al gluten, a los productos lácteos, la soja, los adictivos alimentarios, algún tipo de alergias o de una posible disfunción de integración sensorial y problemas en la dentición.

Sí el morder es una manera de comunicar el dolor, las angustias, frustraciones y expresión de ansiedad.

Además puede ser una característica en niños mayores de 3 años de una familia disfuncional.

Cuando el niño muerde en el jardín o pre-jardín una de las modificaciones de conducta puede ser el famoso “time- out”… aprovechemos el momento, trabajemos empatía o inteligencia emocional.

Recomendaciones

  • Respire y trate de mantener la calma, hacer un episodio dramático por esto, puede hacer que el niño lo siga haciendo, por el énfasis e interés que se presento en este momento.
  • El dialogo siempre es un buen aliado en el proceso de crianza.
  • Llevarlos a buscar otras vías para canalizar sus angustias y ansiedades.
  • Ponga su atención en el niño sufrido y revise que está bien.

En la mayoría de los casos los niños dejan de morder a medida que van mejorando su habilidad de expresarse a través del lenguaje y pueden ponerle nombre a sus frustraciones o corajes. Cuando los padres se muestran asertivos ante el morder, los niños empiezan a mostrar cambios favorables en sus conductas.

Leave a Reply