El dibujo en la terapia infantil


Más allá de interpretar los dibujos como una técnica proyectiva, giremos la idea y miremos el dibujo como parte de la terapia infantil.

Cuando hablamos de terapia infantil y juego enseguida nos recordamos de Klein o A. Freud, pero la pionera en el juego y basó su trabajo en el dibujo fue Hermine von Hug-Hellmuth (Freud expresó que su manuscrito “es una joya”), trabajó con los dibujos y manifestaba que en los niños “no hay asociación libre, pero no importa, yo me arreglo con los dibujos”.

Cuando el niño inicia un proceso de terapia necesita encontrar su canal de comunicación, por lo general uno de los más utilizados es el dibujo que es una forma de expresión no verbal y puede facilitar la identificación, el autoconocimiento, la expresión de emociones, pensamientos y características de la personalidad.

Los dibujos pueden ayudar al niño a expresar situaciones que no logra poner en palabras.

Vigotsky planteaba que la técnica del dibujo es una de las actividades preferidas de los niños en temprana edad. Si los niños más grandes o adolescentes desean utilizarlas adelante no seamos rígidos y dejemos al paciente que encuentre su medio de expresión.

Dentro de los materiales debemos tener hojas, lápices de escribir, lápices de colores, borradores, entre otros.

La consigna puede ser dibuja lo que quieras, tratemos de no limitarlos a una casa, árbol, persona o familia.

Esta modalidad de la terapia preferiblemente debe ser no directiva para que el niño tenga la libertad de expresarse y pueda poco a poco acercarnos al conflicto.

El niño puede conectar con sus conflictos por medio del dibujo y más allá de brindar interpretaciones basadas en los estudios de técnicas proyectivas como terapeutas debemos respetar la distancia que ese paciente tiene de una situación en particular y si nuestra labor dentro del proceso terapéutico es estar allí para facilitarle un espacio y canal para que pueda a través de su ritmo expresar los que está pasando o pasó.

La terapia es un proceso, no una varita mágica.

A veces los padres creen que los niños van a nuestro consultorio a contarnos un diario de la semana escolar o familiar, en la sala de espera he escuchado en varias ocasiones: “cuéntale todo al psicólogo”, “mi mamá me dijo que le dijera…” o sencillamente al final de la sesión “el niño le conto sobre…”.

Al utilizar el dibujo como canal de comunicación u otra técnica dentro de la terapia infantil podemos brindarle al niño varios canales de comunicación a través del juego y que él pueda escoger el que considere se adapte más a su psiqui, a su edad, a su maduración y sobre todo a sí mismo.