Disgrafía


El niño que no termina de copiar su tarea no necesariamente presenta una disgrafía. La disgrafía es la dificultad en la escritura.

Al momento de leer el manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales quinta edición me llamó la atención que, para las dificultades de lectura, incluyeran el término dislexia y para las matemáticas discalculia, pero para las dificultades en la expresión escrita no es disgrafía.

Y el punto es que la disgrafía no es lo mismo que dificultades en la expresión escrita. La disgrafía va más de acuerdo con las dificultades en la psicomotricidad fina, visoespaciales y en la escritura a mano.

Entonces los problemas de ortografía, gramaticales, de puntuación y en sí la dificultad de producir un producto escrito es lo que podemos conocer como dificultades en la expresión escrita.

Si necesita ubicar la disgrafía en un punto, podemos mirarla dentro de los trastornos del desarrollo de la coordinación donde forma parte del primer criterio diagnostico …impresión en la realización de habilidades motoras (p. ej., escribir a mano).

Teniendo un poco más claro los términos, la disgrafía la podemos ver en un niño con escritura lenta y desordenada y debemos saber que él no desea desafiar a la maestra ni a los padres. Imagine que usted sufre un accidente en la mano con la cual escribe y tiene que aprender a escribir con la otra mano, no es fácil iniciar este proceso, porque se requiere práctica y perseverancia.

Características:
  • Dificultades para escribir dentro de un espacio o sobre la línea.
  • Complicaciones para dibujar y transcribir.
  • Problemas para amarrarse los cordones y agarrar el lápiz adecuadamente.
  • No puede mantener una posición correcta al escribir.
  • Se le dificulta plasmar lo que dice cuando lo escribe.
  • Le cuesta seguir indicaciones.
  • Mezcla letras mayúsculas y minúsculas.
  • No se entiende su propia escritura.
  • Puede parecer perezoso porque se le hace difícil escribir.

El niño que tiene disgrafía puede estar en su salón y el hecho de pensar que tiene que sacar el lápiz para escribir del tablero es un licuado de ansiedad y emociones al recordar la letanía diaria en casa y escuela “debes copiar más rápido” “mejore la letra” “te daremos un premio si copias el plan” “mejore la caligrafía, entre otros”.  

Padres y docentes debemos considerar la evaluación por parte de un especialista y recordar que el informe técnico que emita el mismo no es la solución del problema, es sólo el inicio para un plan remedial o proceso terapéutico.

Hacer planas eternas y dictados diarios no es la estrategia que ayudará a resolver la disgrafía, debemos tener un kindergarden en casa, es decir: papel para rasgar, macilla, ligas, lápices y diferentes materiales. Experimentar con diversas técnicas en conjunto con los especialistas nos ayudara a encontrar la forma adecuada para apoyar a los niños.