Hablar de sexualidad con nuestros adolescentes


Los padres de Patricia de 16 años han notado un cambio relevante en ella, pasa más tiempo en su “smartphone”, se encierra en el cuarto por horas en Skype y en su Facebook su estado paso de “soltera” a “tiene una relación”. Cuando van de paseo familiar, la ven en una esquina chateando, muy entretenida, con sonrisas parecidas cuando tenía dos o tres y jugaba con sus padres. Su padre sospecha de un posible “noviecito”, porque cuando la lleva al colegio, observa que un amiguito siempre la espera y al momento de despedirse, no puede quitar el ojo del retrovisor y evidenciar que sale agarradita de la mano. No es nuevo para nosotros conocer que la adolescencia es un periodo de cambios físicos, psíquicos y sociales, que la mayoría de las veces incluye distanciare de los padres y aproximarse al trato de los coetáneos o iguales. Reconozco que es un etapa en donde los chicos y chicas están buscando su identidad y defender sus puntos de vista, conlleva en muchas ocasiones no compartir las opiniones de los padres sobre moda, vestimenta, música, entre otras.

Uno de los principales temores de los padres es hablar de sexualidad, en muchos hogares este tema es tabú, considero que es mejor orientarlo en casa, antes que las redes sociales o amigos le den respuestas poco confiables.

Lo primero que debemos aclarar que NO necesariamente el interés de los adolescentes por temas sexuales son un indicador que iniciaron alguna actividad sexual, sino que estos cambios son parte de su proceso en el desarrollo psicológico y físico, totalmente adecuado en la adolescencia.

La sexualidad es una necesidad biológica y esta presente a lo largo de nuestras vidas. En la adolescencia es donde inicia la maduración sexual del cuerpo y aunado a ello el despertar o interés en los chicos y chicas. A muchos padres nos asusta esta realidad, pero recordemos que es parte de un proceso físico y mental propio del desarrollo humano que requiere de escucha, acompañamiento, orientación; desde una dinámica afectiva de contención y diálogo compartido.

¿Cuándo inician a tener relaciones sexuales, esta mi hijo o hija preparada?

No podemos asegurar el momento preciso cuando los adolescentes inician a tener relaciones, pero un gran porcentaje de los  adolescentes suelen iniciar entre los 15 y 18 años.

Esta situación muchos padres no sabemos cómo abordarla o  si sus hijos tienen la suficiente madurez para realizar sus primeras experiencias. Entonces como padres debemos sentarnos a dialogar o conversar sobre el tema.

No dejemos que la falta de confianza o inseguridad nos venza, así que es la hora de tener esa famosa conversación con nuestros adolescentes

¿Cómo lo hacemos?

  • Involúcrese en la vida de sus hijos “sin ser espía”, si no lo ha logrado entonces, salga con él, converse conozco a su adolescente, porque así prepara el campo. Si usted llega de repente “vamos hablar de sexo” de seguro su hijo le dirá “papá dejemos eso para otro día o lo escuchara para pasar rápido el episodio”
  • Como elegir ese momento preciso… puede ser al ver una película, la letra de una canción, un primer enamoramiento, o sencillamente cuando vienen con esas preguntas encubiertas, debemos escucharlos y ser claros y precisos. lo importante es que nosotros como padres seamos firmes y seguros en nuestras respuestas. 
  • Así que supere su propia vergüenza. Esto es sencillo “deje la pena a un lado y hable con su hijo”. Recuerde que tiene que conversar con calma y tranquilidad, sin dudar mucho de sus respuestas. si es necesario pida orientación e información previamente. 
  • Tenga presente que es una conversación no un sermón y eso involucra dialogo “escuche a su hijo también”. termine de escuchar las preguntas de sus hijos antes de responder. No anticipe comentarios u observaciones sin escuchar completamente.
  • Si no sabe que responder, dígale que tomara tiempo para investigar, asesorarse y retome el tema posteriormente. Los adolescentes se sentirán orgullosos, porque verán que ustedes se interesan por sus temas.

Como padres no nos enseñan el momento adecuado, ni como hablar de sexo con nuestros hijos, es común sentir vergüenza. La mejor manera de manejarlo es admitir cómo nos sentimos, además podemos expresar “es posible que esté un poco nervioso y si tu también lo estas, es totalmente normal que nos pase” recuerde que usted puede permitirse expresar sus emociones, porque eso ayudara a su hijo a reconocer y expresar sus propias emociones.

Leave a Reply