Nuestros hijos ante el divorcio


Ana es una niña desobediente, no copia y no sigue las indicaciones de la maestra. Su rendimiento académico este año escolar a bajado significante. Hace un año sus padres se divorcian y su mundo cambio de la noche a la mañana; en su cabezita hay preguntas sin revolver como: ¿que paso? ¿porque papá se fue? ¿soy yo la culpable de la pelea de mis padres?

Un proceso de divorcio no es fácil y como padres sabemos que es un mundo separarse de esa persona con la cual compartimos parte de nuestra vida y aunado a eso explicarle a nuestros hijos.
En ocasiones los padres prefieren hacer silencio sobre lo que ocurre entre los ellos y esto aumenta la angustia en los niños.
 
Debemos tener claro que independientemente de la edad, tenemos que sentarnos y hablar con ellos de manera sencilla de lo que esta pasando. OJO adaptándolo a su nivel de desarrollo, para que puedan entender la situación y no formularse ideas falsas. Tenemos que enfatizar que los padres se separan por sus propias diferencias y que los aman, además que seguirán siendo su papá  y su mamá.
Ahora que sabemos que tenemos que explicarles la situación, me imagino que se preguntarán ¿como se lo explico según su edad?
De 0 a 2 años
Durante los primeros años de vida el niño esta adquiriendo su lenguaje, su mundo es mas percepciones y sensaciones. El niño o niña percibe la separación de los padres, por medio del cambio de las rutinas, siente el ambiente familiar tenso o irritante.
En esta edad podemos dar una pequeña explicación con un lenguaje adaptado a su edad o utilizar un cuento para acercarlo a la realidad.
Recordemos que es más importante permitir al padre que no tiene la custodia, visitar al niño, llamarlo y sobre todo compartir con él.

de 2 a 6 años

Aquí ya los niños han adquirido el lenguaje, su pensamiento se esta estableciendo. De igual manera tenemos que explicarle de forma clara y sencilla. Tengamos presente que en esta etapa el pensamiento del niño es mágico y omnipotente lo que nos dice que el se considera responsable de todo lo que sucede a su alrededor.
Es frecuente que el niño regrese a etapas previas, es decir presente conductas pasadas que ya han sido superadas, como: mojarse en la cama, dormir acompañados, entre otras.

de 6 a 12 años 

El pensamiento del menor continua desarrollándose de concreto a abstracto. Aquí debemos explicarle de manera clara los cambios que van a ocurrir, para reducir su ansiedad o preocupaciones.
 
En este intervalo de edad las consecuencias del divorcio se van a ver más reflejadas en la escuela, a través de bajo rendimiento, poca atención y concentración.

de 12 en adelante

El niño esta alcanzando un razonamiento completamente abstracto. Deducirá causas y consecuencias de lo que este a su alrededor. Es muy importante explicarle las posibles consecuencias y contestar todas las preguntas que ellos se planteen.
 
Los hijos no comprenden muchas veces de papeleos, abogados, subir y bajar escaleras de juzgados, ellos sencillamente saben y conocen que su madre es Mamá y su padre es Papá. Con esto quiero decir NO INVOLUCRAR A LOS NIÑOS EN MEDIO DEL DIVORCIO, porque esto confundirá al infante y en muchas ocasiones hará que se sienta la principal causa del divorcio.

Leave a Reply