Los niños y las pérdidas #2


Continuando con el tema de las pérdidas, intentare abordar un poco una de las grandes inquietudes de los padres

¿Deben los niños ir a los funerales?

Lo mas adecuado es que consulte con el niño y antes de que el emita una respuesta, explique qué involucra un sepelio, se debe enfatizar en que es la despedida y es un momento especial.

La perdida de un familiar, ser querido o mascota, nos pone cara a cara con la tristeza y en los niños también pasa lo mismo. Solo que ellos pueden expresar esa tristeza a través de su conducta y bajo rendimiento escolar en el caso de los niños en edad escolar.

El camino de la pérdida empieza con la negación y emociones, luego termina en la aceptación y este proceso se conoce como duelo. Participar en los rituales de despedida puede ser el inicio del afrontamiento de la realidad. Sí lo sé, como padres queremos proteger a los niños de este tipo de situaciones, pero las perdidas son parte de la vida y en ocasiones los niños también necesitan ser parte de un proceso. Recordemos que en los niños hay que prepararlos sobre lo que van a experimentar en el funeral.

El niño comprenderá la pérdida en base a dos variables:

  • La edad.
  • Las experiencias anteriores.

En base a la edad detallare algunos rangos y como podemos hacer:

Menores de 3 años

A veces pensamos que los niños menores no comprenden sobre la pérdida, recordemos que alguien que el niño ve y comparte con él y de repente desaparece “el niño pregunta sobre esa persona o comenta ya no veo a…”. En esta edad tenemos que ser claros y sobre todo bajar nuestro lenguaje a la edad del niño. Podemos utilizar cuentos o películas, para apoyarnos en el proceso.

De 3 a 6 años

Aquí ya tienen una idea de la muerte y saben que representa algo grave, por la influencias de los cuentos y sobre todo de algunas películas (creo que para nuestros tiempos “Bambi”). Algunos piensan que la muerte es reversible y aquí debemos intervenir a través de cuentos y enseñarlos a sintonizar con sus emociones.

Dentro de este rango de edad en ocasiones los niños pueden pensar que la pérdida es culpa de su mal comportamiento y pueden verlo como una forma de castigo. Aquí debemos tener mucho cuidado con la manera que le expresamos la noticia, porque podemos entrar en expresiones ambiguas y los niños tienden a interpretar y utilizar su pensamiento mágico- primitivo.

Recuerdo una conferencia de duelo que asistí cuando estaba en el mi último año de Psicología, el facilitador nos comento un caso

“Una niña perdió a su hermanito y los padres le explicaron que era un angelito y que estaba en el cielo. Un día encuentran a la niña cortándose con una navaja su espalda, posteriormente al intervenir ella expresa es que yo también soy un angelito y quiero ir con mi hermanito”.

De 6 a 9 años

Aquí ya los niños han integrado el razonamiento de causa y efecto. Sus preocupaciones en este rango de edad radica en quién los cuidara si pierden uno de sus familiares. Además en este rango es un momento propio par aclararle la diferencia entre una enfermedad transitoria y una enfermedad que puede llevar a la muerte, para evitar confusiones y ansiedad.

Más de 9 años

A partir de esta edad los niños ya comprenden el concepto de muerte, pueden mostrar preocupados, ansiosos y tristes ante la noticia.

Recordemos que las experiencias previas ya van creando un camino en el niño, entonces irá agarrando un poco más de experiencia sobre estos temas.

Podemos consultarle si desean escribir, dibujar o dejar un juguete para despedirse de su ser querido esto puede ayudarlos en el camino del duelo.

Leave a Reply