Otaku (おたく/オタク)


Con los avances de la tecnología y sobre todo la realidad virtual, algunos adolescentes y niños descubren nuevos temas de interés, donde encuentran una contención a la posible fantasía típica en la adolescencia de “nadie me comprende”.

“El anime nos hace escapar un poco de la realidad e ir a un mundo fantasioso y agradable…”  Adolescente, 16 años.

El término Otaku (おたく/オタク) se utiliza para denominar a una subcultura o tribu urbana de jóvenes aficionados del anime (dibujos animados) y manga (historietas o comics) japonesa, sin importarles si es un hobby o una característica obsesiva. Estos preadolescentes y niños se centran tanto en la cultura japonesa, que pueden investigar sobre su historia, comida, música y hasta logran aprender algunas frases o citas propias del idioma.

En nuestro país se pueden observar a grupos de jóvenes absortos en los eventos de anime o manga, donde algunos construyen Cosplay (es un tipo de moda donde se disfrazan o representan a sus personajes favoritos) de sus personajes favoritos, además se mantienen con su grupo de amigos donde intercambian ideas, fantasías y dibujos de anime y mangas.

¿Por qué les gusta?

Con esta cultura encuentran una manera o medio para expresar sus emociones, sentimientos y a la vez buscan ser escuchados. Además pueden identificarse con algún personaje que revela directamente su mundo interno. También es un medio para describir rasgos de su personalidad o situaciones pasadas y presentes.

Características

  • Capacidad de creatividad.
  • Introvertidos
  • Timidez
  • Rasgos de Ansiedad
  • Rasgos compulsivos
  • Poco control de los impulsos.
  • Evasión social y/o aislamiento.
  • Empatía por otros otakus.
  • Pérdida de interés por actividades físicas, aunque pueden presentar interés en artes marciales.
  • Pueden ser víctimas de Bullying.

Estos adolescentes pueden estar horas mirando los capítulos de una serie, pasar en internet coleccionando imágenes de sus anime o mangas favoritas, y escuchar en sus reproductores de audio música del soundtrack de una canción.

Algunos padres les incomoda que su hijo prefiera esta cultura, porque puede bajar el rendimiento académico. La realidad es que sí bajan sus notas, porque el tiempo que tienen estimado para los estudio lo pueden invertir en realizar las actividades que les producen placer como “leer mangas” o “ver anime”.

 

¿Qué podemos hacer como padres?

  • Conocer por qué les gusta esta cultura, antes de decirles qué está mal.
  • Pregunten e investiguen cuáles son los gustos de sus hijos.
  • No etiquetar o juzgar sus gustos, por diversos que sean.
  • Mantener la calma.
  • Reconocer que nuestro hijo esta creciendo y que posiblemente tiene gustos distintos a los nuestros.
  • Ayudarles en la organización y planificación del tiempo, donde puedan realizar sus gustos y además sus tareas u otras actividades.

Si nuestro hijo demuestra un interés muy obsesivo-compulsivo, que puede hacerlo tener dificultades en la escuela, en el hogar, a nivel personal y un cambio radical en su conducta, les recomiendo ir a un profesional de la salud mental, para una evaluación y descartar algún tipo de conflicto.

Leave a Reply