Trastorno del Procesamiento Auditivo #TPA


Para iniciar me gustaría aclarar que no soy terapeuta de lenguaje y menos patólogo del habla, considero que cada profesional en su rama o especialidad; pero si soy partidario del conocimiento. Hay dificultades que pueden estar relacionadas con las dificultades que se presentan en el salón de clases y debemos conocerlas para poder hacer las referencias pertinentes y sobre todo las adaptaciones o adecuaciones curriculares.

¿QUÉ ES?

Anteriormente era llamado sordera central o sordera de la palabra, hoy se le puede conocer como trastorno del procesamiento auditivo o como también se conoce trastorno del procesamiento auditivo central (TPA).

Las personas con TPA presentan dificultad para reconocer e interpretar los sonidos a su alrededor. En las evaluaciones de agudeza o capacidad auditiva pueden salir dentro de los rangos esperados, pero la dificultad va más allá y es más notoria cuando hay ruido alrededor, así que imaginemos un salón de clases con treinta y cinco niños y la maestra preguntando a un niño con esta dificultad la diferencia entre dos palabras entonces aquí es donde la misma se dice es que el niño no entiende nada, pero no es que no entienda, solo que se le dificulta hacer una discriminación de sonidos y sobre todo la interpretación que da de los mismos puede ser confusa. Podríamos decir que la dificultad esta en entender los sonidos del lenguaje hablar y no en el significado de lo que se ha dicho.

¿CÓMO RECONOCERLO?

  • Dificultades para poner atención y recordar indicaciones u otra información presentada oralmente.
  • Se evidencia conflicto para diferenciar entre sonidos distintos y separados.
  • Las indicaciones complejas y con varios pasos se les dificulta, además que una pregunta formulada o como le llamamos, varias preguntas en una.
  • Presentan problemas para diferenciar los sonidos significativos o de importancia en un ambiente ruidoso.
  • Su rendimiento académico puede ser bajo porque se evidencia dificultad en la lectura, comprensión lectora y vocabulario.
  • Sus problemas de memoria pertenecen a la memoria auditiva, porque a veces no pueden recordar las instrucciones a corto o largo plazo.
  • Frecuentemente andan pidiendo que se les repita lo que decimos.
  • En las habilidades sociales, se observa la dificultad para mantener una conversación, entender y contar bromas o cuentos.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Debemos ir a un especialista como fonoaudiólogo y patólogo del habla y lenguaje para realizar una evaluación y ver las vías a intervenir.

Señores recuerden que una evaluación arrojara un diagnóstico o una impresión diagnostica que nos indicara el camino a seguir.

EN EL COLEGIO Y HOGAR PODEMOS:

  • Los instructores auditivos pueden apoyar, porque son dispositivos electrónicos que permiten que el niño centre su atención en un altavoz y reducir la interferencia del ruido de fondo (el docente posee un micrófono y el niño unos audífonos… así como cuando vamos a una conferencia internacional y nos prestan audífonos para la traducción).
  • Adecuaciones curriculares o adaptaciones curriculares, en conjunto con el tratamiento que proponga el especialista.
  • Mantener comunicación constante con el centro educativo, porque debemos estar velando por la acústica del aula de clases y los estímulos auditivos externos al mismo.
  • En el colegio se puede utilizar más las indicaciones de tipo visual.
  • En casa no le podemos dar una instrucción con la televisión o radio encendido, debemos ser precavidos.

Considero que como profesionales de psicología en el trabajo infanto- juvenil debemos conocer estas dificultades, porque se pueden observar en las evaluaciones cuando aplicamos un test y observamos que el niño nos pide que repitamos continuamente o sencillamente los resultados en las áreas de lenguaje son bajas. Por eso indico en las clases y a mis colegas las evaluaciones de agudeza auditiva y visual son fundamentales antes de iniciar una evaluación integral de un niño y más si lo refieren por bajo rendimiento académico.

Leave a Reply