Séptimo Grado “pasar de ser los mayores de la primaria a los novatos de la secundaria”


Patricia tiene 12 años va para el colegio y sus padres están emocionados, ya tienen las cinco camisas con la insignia del colegio, las faldas, los útiles escolares y de los libros solo le falta uno. 

Ella esta nerviosa, en su casa no se habla de otra cosa que no tenga que ver con la famosa palabra de los últimos meses “colegio” inmediatamente recuerda los comentarios de sus familiares: “el colegio es difícil”“los profesores son más estrictos” y sobre todo “si fracasas en una o dos tienes que hacer revalida”“si tienes 4 fracasos repites el grado”.

Pasar de primaria a secundaria es un cambio significativo para los preadolescentes, encontrase con mayor cantidad de profesores, asignaturas, responsabilidades, nuevos compañeros y aunado a eso los cambios propios de la pubertad.

Una de las principales preocupaciones de los chicos y chicas es la convivencia escolar, hacer nuevos compañeros, amigos y la pregunta “encajare en mi grupo”. Cuando la secundaria es grande, debemos tener presente que nuestros hijos se relacionaran con grados mayores y es importante que los padres transmitan seguridad y confianza a sus hijos, para defenderse de posibles ataques o presiones de grupo.

En la primera semana se encontrará con la diferencia del ciclo anterior: 

  • Mayor cantidad de docentes (la mayoría de las veces uno por asignatura).
  • Aumento en la jornada escolar y asignaturas.
  • Nuevos compañeros y compañeras

Entonces “pasar de ser los mayores de la primaria a los novatos de la secundaria” es un proceso que en la mayoría de los casos necesita apoyo y comprensión por parte de los padres.

Como padres, ¿De qué manera podemos ayudar a nuestros hijos?

Primero y principal “tómelo con calma”, porque la mayoría de las veces nuestras experiencias como estudiantes nos hacen atemorizar a nuestros hijos con mensajes como: “cuidado con las gavillitas”, “la secundaria es más difícil”, “cuidado con te quedas”, “recuerda que solo puedes fracasar en tres materias para rehabilitar”

Escuche las propias preocupaciones de su hijo.

Como padre participe en la vida escolar de su hijo OJO participe no es sinónimo de hacerle las actividades escolares. En todo momento exprese “que usted espera lo mejor que pueda dar de si mismo para superar el curso”, además “elogiarlo por los logros, por pequeños que sean”.

Para cumplir con este nuevo reto en el cambio del currículo, podemos:

  • Fijar horarios claros (horarios de estudio, descanso, actividades extracurriculares, entre otras).
  • Valorar la importancia de ser más organizados  y responsables en las actividades escolares (tareas, trabajos individuales y grupales).
  • Reforzar los hábitos de estudio y técnicas de estudio.
  • Asista a las reuniones, conferencias y “entre de boletines”
  • Conocer y visitar al consejero un par de veces “nuca esta de más”. Recuerde que él le informara sobre la evolución de su hijo o hija.
  • Dar importancia y valor a los avisos y notificaciones escolares.
  • Los padres deben mantener una comunicación efectiva con sus hijos.

Leave a Reply