Psicología Clínica

¿Es posible tener una adicción al celular?

Cuando hablamos de adicciones pensamos enseguida de drogas de tipo legales como el alcohol, cigarrillos e ilegales como la marihuana, cocaína, entre otras. Diariamente los adolescentes caminan, comen, estudian con sus celulares y los padres me preguntan ¿es posible tener una adicción al celular?

Con un celular podemos hacer videollamadas, mandar mensajes de voz, chatear, tomar selfies, escuchar música entre otras funciones y esto nos hace olvidar que tenemos una familia y amigos a nuestro alrededor.

Los estudios detallan que un individuo promedio pasa alrededor de 3 a 6 horas en el celular.

Según una encuesta que realice a finales del año 2018 en un Colegio de la Ciudad de Panamá identifique que los adolescentes entre 14 a 16 años pasan más de 8 horas diarias en sus dispositivos.

Entonces, el tiempo que pasan los adolescentes en el celular es significativamente alarmante, cuando deberían de dormir por lo menos 8 horas diarias.

En los talleres con adolescentes y conociendo su desarrollo evolutivo me percato que son más vulnerables al uso del móvil.

Porque el desarrollo hormonal acelerado y también la rebeldía propia en esta etapa, han influenciado que el celular se convierta en la vía de escape perfecta, porque sin salir de su casa se mantienen “socialmente conectados”.

Sí en el hogar no existen límites claros debemos tener en cuenta que es la primera señal de una posible conducta adictiva.

¿Cómo sabemos que un adolescente presenta una adicción al celular?

  • Considerar el tiempo significativo (alrededor de 8 a 10 horas ) que dedica al uso de su celular.
  • Se desvela continuamente usando su celular.
  • Se aísla de su grupo de amigos por estar chateando o mirando las redes sociales.
  • Tiende a mentir continuamente para usar su dispositivo, por ejemplo “estoy haciendo tareas”.
  • Puede presentar agresividad o cuadros de tristeza cuando no utiliza el móvil.
  • Síntomas físicos como sudoración, dolores de cabeza cuando se le castiga con el celular.
  • Exige continuamente actualizar su modelo de celular.
  • En ocasiones prefiere no salir de casa cuando su proveedor de red móvil esta caído.
  • Usa el celular el lugares donde no se permite el uso de celular, es decir en la escuela y bancos.

Las investigaciones detallan que la adicción al celular es de tipo comportamental y activa la parte del cerebro encargada del sistema de recompensa que está relacionada con la búsqueda del placer al igual que la dependencia de sustancias químicas.

En la adolescencia los padres deben ayudar a sus hijos en el autocontrol del uso excesivo del celular, pero como algunos padres pueden apoyar si presentan una analfabetización digital. Es decir no saben manejar adecuadamente algunas aplicaciones y en la mayoría de los casos no saben usar el control parental.

Los manuales actualizados de diagnósticos clínicos en salud mental (DSM- 5 y CIE-10) no tienen la adicción al celular como un trastorno mental.

Aunque el DSM-5 lo tiene en otros trastornos que necesitan ser más investigados y en la revisión actual del CIE- 11 contemplara el trastorno por videojuegos, según las noticias de la OMS.

Padres los adolescentes pueden ser más vulnerables al uso excesivo del celular, pero podemos lograr un autocontrol en ellos, siendo ejemplos y dándonos la tarea de conocerlos.

Psicólogo en formación e Investigador #Hoyfuialpsicologo #Yovoyalpsicologoytu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *