Terapia de juego

El juego como parte del desarrollo

Más que ser una ventaja que mantiene a los niños ocupados para permitirles a los padres seguir con sus labores cotidianas, el juego es una herramienta fundamental para el desarrollo, aprendizaje y la salud mental de los niños. Desde el "ya tengo los ojos tapados... ¡te voy a encontrar!", al jugar las escondidas, hasta el querer salir a buscar tres tazas de agua y las hojitas del jardín de mamá para hacer una sopa con muchos guisantes, existen diversas formas de juego que enriquecen el cerebro, el cuerpo y la vida del niño.

La interacción frente a frente y la satisfacción de los niños al jugar, generan relaciones seguras en su entorno y beneficios para desarrollarse como: potenciar su creatividad, afianzar su lenguaje, estimular la atención y concentración, construir reglas y mantener el respeto a ellas, establecer límites, entre otros.

El juego según la edad:

Experimentación (1- 18 meses): los sentidos se apoderan y nace el deseo por el descubrimiento, como cuando vamos por primera vez a un parque de diversiones. Por tal razón, los más pequeños de la casa, comienzan a sentirse atraídos por juguetes coloridos entre otros materiales que contengan sonidos o diferentes texturas; la manipulación es su mayor interés, debido a la sensación que les produce. Luego pasan al reconocimiento de objetos e ideas básicas del lenguaje que da paso a la intención comunicativa.
Acción (18 meses a 3 años): el niño es doblemente activo, presenta sensibilidad en el área del lenguaje y también al momento de generar respuestas a estímulos socio-emocionales. Se considera que en esta etapa el niño se mantiene en acción, porque su deseo está enfocado en  correr, saltar, escalar, etc. Los juegos o juguetes de su interés estarán relacionados con las habilidades motoras del cuerpo. Por ejemplo: soga, hula hula, pelotas, conos, entre otros... Sienten curiosidad por saber cómo se da y por qué el funcionamiento de todo lo que les rodea, poniendo en práctica la coordinación, ejecución y relación entre el espacio y su orientación.
Preferiblemente sus gustos se dirigen hacia materiales como bloquesrompecabezas y legos de piezas grandes.
Imaginación (3 años a 6 años): las neuronas espejo son parte de las primeras etapas entre los 3 a 4 años, dándose así la imitación de roles. Para los niños, es fundamental la convivencia con sus pares. Comienzan a surgir reglas para seguir turnos y compartir con otros a medida que se va dando la interacción.
Por lo general, tienden a utilizar diferentes materiales que se encuentren cerca para darle un significado y poner en marcha el desarrollo de la imaginación (como el caso de Forky de la película Toy Story 4). 
Les llama la atención jugar a las profesiones: doctor, maestra, cocinero, pero a su vez, les interesa las herramientas de construcción, muñecas, animales, entre otros otros elementos para organizar escenarios fascinantes y sobretodo que sean a su propio estilo. De esta manera se desarrolla mejor las habilidades sociales y el lenguaje.
Creación (6 años 9 años): los niños ya presentan un avance en cuanto a sus destrezas motoras básicas, lingüísticas y sociales. El siguiente paso es ponerlas en práctica, por tanto les interesan los desafíos tanto físicos como intelectuales, que se van desarrollando a través de sus capacidades de atención y concentración. Incrementará el deseo por los juegos de mesa e ingenio; por otro lado surge un interés por crear y diseñar: hacer pulseras, pinturas, manualidades, historietas, desarmar carros, entre otros. Es importante prestar atención y reconocer los intereses que muestran los niños, ya que esta etapa es un momento clave.

Tipos de juegos:

  • Juegos al aire libre: de una década para acá, los juegos de antaño han sido olvidados. Juegos como: la queda, la lleva, el escondite, 1, 2,3, pan con queso, que para las sabias abuelitas, reforzaban el valor de la honestidad y sentido de solidaridad entre los amiguitos. La diversión al momento de realizar ejercicios físicos o mantener el equilibrio en algunas actividades, no pasa de moda, ya que aparte de mejorar su salud física, les ayuda a estimular la imaginación, les brinda independencia y favorece el desarrollo de sus habilidades sociales.
  • Juegos simulados o Role Play: son juegos que le permiten a los niños experimentar distintos escenarios, que al ser complementados con disfraces o tener la intención de imitar algún personaje, fomenta la comunicación, creatividad, autonomía, seguridad y confianza en sí mismo. Entre estos juegos, podemos recordar a los niños decir frases como: (“Yo seré la maestra y tú el alumno”, ‘‘Jugaremos a la tiendita’’, Prepararé el menú de mi propio restaurante o seré el vendedor de una gran compañía).
  • Juguetes u objetos: Los estímulos externos contribuyen al funcionamiento de nuestras destrezas sensoriales y motrices para explorar texturas, formas, colores y otros, al conocer nuestro espacio.

En la etapa preescolar, es más notorio en los niños, el representar sus ideas a través de juegos simbólicos como: la cocinita, las herramientas de construcción y muchos materiales más que les permitan imitar a sus figuras significativas, debido a que en esta etapa el niño está a la expectativa de su entorno y todo lo que le rodea. De esta manera, los juguetes ayudan al niño a expresar sus emociones, desarrollar su creatividad, aprender y experimentar.

cerebro juego by @psicdv

Recuerde...

Querido lector, papá o mamá, siempre que reciba la invitación de un niño para jugar, siéntase afortunado de ser parte de una aventura hacia el descubrimiento y de una de las mejores experiencias para el desarrollo de todo niño.

No es la cantidad de accesorios o actividades con los que a veces se sobreestimula a un niño para lograr un aprendizaje, sino la calidad de tiempo que compartimos con ellos para que ese aprendizaje pueda darse.

Beneficios del juego

  1. Una forma esencial de aprendizaje
  2. Jugar es importante para la salud mental de los niños
  3. Disminuye los niveles de estrés
  4. Es una herramienta para manifestar sentimientos y emociones
  5. Permite a los niños crear su propio espacio
  6. Los juegos al aire libre brindan un mejor desarrollo social

Psicóloga en Formación y facilitadora de talleres de niños. #JuguemosconPapelesyColores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *